Consejos para elegir una fuente web ¿Sabía que el 95% de la información disponible en Internet está escrita? Esto demuestra la importancia de la tipografía para web. Aunque muchos aún no lo saben, elegir fuentes web para diseñar su sitio es una tarea importante para mejorar su contenido. Por lo tanto, te ayudaremos en esta misión.

Consejos para elegir una fuente web y el impacto en el usuario

A menudo experimentamos una sensación de incomodidad al mirar un diseño en particular y no sabemos cómo explicar por qué. ¿Alguna vez te has detenido a pensar cual sería la fuente utilizada? Esta sensación puede ser aún más evidente debido a la variedad de tamaños de pantalla que usamos hoy en día: teléfonos móviles o Smartphone, tablet, ordenador portátil, ordenador de sobremesa, etc.

Las fuentes para web deben ser legibles y accesibles para todos, independientemente de los medios de acceso. También es bueno señalar que no solo estamos hablando de tipografía, sino de toda combinación y armonía. También implica los colores, el estilo, el efecto. Optimizar las fuentes de su web puede mejorar la legibilidad, la accesibilidad y simplificar el uso. Por lo tanto, es esencial prestar atención a este aspecto.

Fuentes web: Puntos a considerar

Una tipografía para web generalmente sigue algunas tendencias que siguen la evolución del desarrollo del sitio web. Durante mucho tiempo, la web no respondió, sobre todo porque no había tantos dispositivos móviles. Actualmente, tener un sitio web receptivo es esencial para posicionar mejor su negocio en Internet. Por lo tanto, al elegir las fuentes web vale la pena considerar los aspectos que están en aumento.

Además de las tendencias, otro factor determinante en la creación de un sitio web es la identidad visual de su empresa o proyecto. Al elegir fuentes para la web, intente mantener una armonía entre la identidad de su marca y la tipografía para web. Esto ayuda a unificar la comunicación y fortalecer la imagen con clientes y visitantes.

1. Estilos y usos

Hay dos familias principales de fuentes: la serif (serifas) y la sans serif (sin serifas). Las fuentes serif tienen pequeñas marcas en sus bases, son guiones que dan un efecto decorativo. Las fuentes en este estilo tienden a ser más elegantes, tienen un aspecto clásico y tradicional. Sin embargo, en la web, las fuentes serif no son tan legibles y tienden a requerir más esfuerzo en lecturas más largas.

Las fuentes sans serif que no tienen remates son por lo general  son más “limpias” y con aspecto minimalista. Son más fáciles de leer, especialmente en dispositivos móviles, y muy recomendables para bloques de texto. Son neutrales, pero en cierto modo transmiten modernidad, fluidez y jovialidad.

Otras familias de fuentes son cursivas, que se refieren a la escritura a mano y las fuentes elegantes que son más decorativas. También hay fuentes monoespaciales, ampliamente utilizadas para escribir en lenguajes de programación y fuentes receptivas, son alguno de los consejos para elegir una fuente web.

2. Tamaños y colores.

Es importante tener en cuenta el tamaño de las fuentes utilizadas. Para los textos del sitio web, la fuente nunca debe ser menor a 12px, y los títulos, subtítulos, menús y submenús deben respetar una jerarquía, obedeciendo el orden de la disposición de las cosas más relevantes.

Por distendido que sea la propuesta de su sitio web, tenga cuidado de no usar colores y fuentes excesivas en tamaños que no sean apropiados para los estándares de una tipografía para web.

La pauta es centrarse en las paletas de colores. Coloque textos debajo de fondos que permitan leer sin dificultades y obstáculos (tales como: patrones, texturas y fondos muy decorados). Los textos claros con un fondo negro generalmente causan molestias y deben evitarse. Siempre piense en la armonía del todo, considere todos los elementos y sus funciones adecuadas en la composición final.

3. Fuentes receptivas

El desarrollo de sitios web tuvo que adaptarse a los diferentes tamaños de pantallas y las fuentes web siguieron el mismo camino. La demanda de fuentes web ha aumentado mucho, después de todo, todos quieren un sitio web con un diseño que funcione perfectamente en cualquier dispositivo. Durante mucho tiempo, la programación de esta adaptación de la fuente tomó algo de trabajo, pero ahora se ha vuelto más simple.

Después de todo, ¿cómo funciona en la práctica? Existen códigos que hacen que la escala de las fuentes web sea automática, solo que el desarrollador indica al lenguaje de programación un tamaño mínimo y máximo para mostrar la fuente y se adapta de acuerdo con el navegador.

4. Fuentes de Google

Una gran alternativa para cualquiera que busque las mejores fuentes para web es Google Fonts, un banco de fuentes gratuito que mantiene Google. Hay más de mil fuentes disponibles para descargar y usar online. Existen varios filtros de búsqueda, que simplifican la búsqueda de fuentes. Puede buscar por categorías, popularidad, tendencias y estilos, entre otras definiciones.

Es importante tener en cuenta que las tipografías proporcionadas por Google tienen una licencia comercial gratuita. Es decir, puede usarlos con tranquilidad, sin temor a correr riesgos legales. Una característica que atrae mucho a los diseñadores es la posibilidad de personalizar las fuentes. Solo se necesita un poco de cuidado, porque los cambios muy repentinos pueden ralentizar su web.

5. Menos es más

La máxima del minimalismo puede ayudar a que su web sea más interesante y con contenido resaltado. Hay una tendencia que se ha destacado sitios con pocas opciones de fuente (entre dos o tres como máximo), más organizada, más limpia, con áreas estratégicas de respiración, que valoran cada espacio en el diseño y, por supuesto, receptivo.

Puede tener una identidad visual fuerte y diferente, pero debe priorizar la accesibilidad y el bienestar de los usuarios. Las fuentes informan que también forman parte de la composición del contenido y los estilos, tamaños y colores pueden decir mucho sobre su propuesta.

Por lo tanto, intente usar tanta claridad y precisión como sea posible, utilizando menos recursos.

Otros puntos importantes

Para proporcionar una buena experiencia a los visitantes de su sitio web, también debe ir más allá de las fuentes web. Vea los otros conceptos a tener en cuenta:

Legibilidad

Los espacios en blanco en el texto contribuyen a la legibilidad del contenido, junto con el tamaño y el color de la fuente, la jerarquía de la información y el fondo del sitio web. Si las palabras estuvieran todas juntas y las oraciones estuvieran unidas, sería muy difícil de leer, como si el fondo fuera negro y el texto en escala de grises. Leer sería difícil, ¿verdad? Por lo tanto, además de elegir las mejores fuentes para web, también es esencial preocuparse por la legibilidad de la información.

Accesibilidad

Cuando cualquiera puede acceder fácilmente a un sitio web. Incluso hay pautas que guían cómo crear sitios web accesibles, con contenido que se entienda fácilmente en cualquier dispositivo. Hay características que le permiten ajustar el tamaño de la tipografía directamente por el usuario, así como el alto contraste (a menudo utilizado por personas con baja visión).

Usabilidad

¿Has probado si tu sitio web es funcional? ¿Es fácil de usar y satisface las necesidades básicas de quienes acceden a él? Hay muchas web bonitas que no tienen usabilidad, el visitante no encuentra lo que está buscando, no sabe cómo navegar y es mala su experiencia.

Independientemente de la fuente web que elija, las pruebas son esenciales para ver la aplicación en su sitio web. Una recomendación interesante es validar su sitio con el público objetivo, para ver si la navegación fluye como se esperaba y si están satisfechos con la información y otros elementos disponibles.

En resumen, elegir una tipografía para web va mucho más allá de la simple elección de una fuente, implica color, diseño, ajuste de tamaño y armonía entre los elementos del sitio web de marca.

Ahora que ha aprendido un poco más y conoce los consejos para elegir una fuente web, ¿cree que su sitio es adecuado? Para aquellos que todavía están construyendo el sitio, ahora es el momento de aplicar los consejos y evaluar las alternativas.